La acupuntura es una forma de medicina alternativa con un componente importante de la medicina tradicional china que consiste en la inserción de agujas finas en puntos específicos que se encuentran en el cuerpo.

En sus inicios se usaba principalmente para tratar el dolor, en la actualidad la acupuntura está recibiendo mucha atención, esto se debe al apoyo que le ofrece a la fertilidad asistida también llamada acupuntura FIV dando increíbles resultados aumentando la tasa de embarazos.

¡Sigue leyendo este artículo para conocer más sobre esta valiosa información!

Cada día hay más mujeres que no pueden quedar embarazadas y la principal razón es el aumento en la edad materna para tener el primer hijo, esto obedece a muchos motivos que pueden ser socioeconómicos, indecisión en sus carreras, dificultad en encontrar la pareja ideal, entre otros.

La edad de la mujer y la fertilidad.

La fertilidad en las mujeres disminuye con los años porque nacen con una cantidad limitada de folículos, éstos evolucionan en cada ciclo menstrual para transformarse en óvulos que en condiciones normales pueden llegar a la cantidad de 400-500 en media, con el pasar de los años y a medida que la mujer aumenta su edad esta reserva de óvulos disminuye y los que permanecen van envejeciendo y tienen menor calidad.

Cuando la mujer no es capaz de conseguir un embarazo de forma natural durante un año después de dejar de utilizar métodos anticonceptivos se puede decir que la mujer es infértil en algún grado y es cuando el médico ginecólogo debe derivar a la mujer a una consulta de infertilidad o de reproducción asistida.

La inseminación artificial.

La pareja debe acudir a la consulta de reproducción asistida donde les realizarán a ambas varias pruebas para descartar alguna enfermedad que pudiera estar impidiendo la concepción, si es detectado algún problema se realiza la corrección mediante medicinas o cirugía, según corresponda.

El médico procede a controlar el ciclo menstrual administrando medicación para favorecer la ovulación, decimos que el tratamiento es positivo cuando la mujer logra uno o más óvulos maduros y es en este momento cuando se procede a realizar la inseminación artificial, en los casos en los que este procedimiento no tiene éxito se recomienda realizar la fertilización in vitro.

La fertilización in vitro y la acupuntura.

El proceso de la fertilización in vitro tiene principalmente dos etapas… la obtención de óvulos mediante la estimulación ovárica y la implantación del embrión en el útero materno. Se recomienda el tratamiento con acupuntura antes y durante el proceso de la estimulación ovárica ya que en esta fase se suministra medicación que en algunas mujeres produce cambios de humor y un aumento de la ansiedad que se pueden controlar mediante el uso de la acupuntura.

Una vez se obtiene la cantidad de óvulos deseados se trasladan al laboratorio para fecundarlos con los espermatozoides. El siguiente paso es la transferencia de embriones, en esta fase la acupuntura ayuda al útero a engrosarse y a secretar hormonas que favorecen la implantación en el útero materno.

¡Si te gustó este artículo visita nuestro sitio web para más contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Menu